Saltear al contenido principal
Promoviendo Una Educación Hacia La Innovación

Promoviendo una educación hacia la innovación

“Lo que uno sabe es cada vez menos importante y lo que uno puede hacer con lo que sabe es cada vez más importante” Tony Wagner

 

Según el informe del año 2014 del Banco Mundial “E m p r e n d e d o r e s Latinoamericanos: muchas empresas pero poca innovación” la región latinoamericana está viviendo un momento “vibrante” en cuanto al número de empresas creadas per cápita. Incluso, señala el informe, que la incidencia de negocios formales sobre los informales es alta, lo cual es claramente positivo. Sin embargo, la región latinoamericana se queda rezagada en cuanto a la naturaleza de tipos de negocio creados.

 

Adicionalmente, señala el estudio, que las empresas en América Latina y el Caribe sufren de una brecha de innovación, en donde frente a otras regiones (ver gráfico), en promedio los emprendedores latinoamericanos introducen menos nuevos productos, invierten menos en investigación y desarrollo, y producen menos patentes. Esto puede resultar una información conocida hace algún tiempo, pero el planteamiento que amerita preocupación es qué hacer con el déficit de capital humano dedicado a la innovación y de qué forma se debe orientar la educación hacia el hacer más que hacia el saber.

“Hoy en día, la educación está centrada en la enseñanza y no en el aprendizaje” Juan Manuel Pico

La escritora americana Cathy N. Davidson, profesora de la Universidad de Duke y codirectora de la Fundación MacArthur de Medios Digitales y Competencias de Aprendizaje, autora del libro sobre educación “Now you see it, how the brain science of attention will transform the way we live, work and learn”(Ahora ya lo ves, cómo la ciencia cerebral de la atención transformará la manera en que vivimos, trabajamos y aprendemos) explica en su libro el concepto de “ceguera de atención” en donde los seres humanos perciben solamente una fracción de todo lo que les rodea, especialmente cuando están concentrados específicamente en una tarea, poniendo de presente que ésta es una situación que no los prepara para la era “multitarea” que viven en la era digital.

 

En efecto, si el Internet ha revolucionado prácticamente la forma en que se vive, llevando a unos conceptos de inmediatez, colaboración e interconexión que genera como resultado la caída de las barreras entre lo público y lo privado, el trabajo y el juego, lo nacional y lo internacional, la oficina y la casa, etc, existe hoy más que nunca una gran preocupación en cuanto a que la educación, las empresas y los sistemas no han cambiado hacia esta “nueva realidad”. Davidson anuncia en su libro que el 65% de los niños que empiezan la escuela primaria en este momento, terminarán trabajando en empleos que aún no han sido inventados. ¿América Latina está preparada para esta nueva realidad? ¿Los emprendedores están construyendo sus modelos de negocio sobre esta base de pensamiento?

 

La educación prusiana puesta en marcha en el siglo XVIII y que establecía el sistema de clases como hoy se conoce (aulas de alumnos con maestros dictando clase), preparó a los estudiantes para una era de industrialización. Hoy el sistema educativo es el mismo pero inserto en una era digital con nuevos paradigmas y nuevas realidades. Hoy en día, la educación está centrada en la enseñanza y no en el aprendizaje, entendiendo aprendizaje como el proceso de hacer cosas, resolver problemas, procesar información y fomentar la creatividad.

 

Andrés Oppenheimer, uno de los escritores latinoamericanos más importantes en la actualidad, siguiendo estos paradigmas de la educación, en su más reciente libro “Crear o Morir, La Esperanza de América Latina y las Cinco Claves de la Innovación” cita a Tony Wagner (“Crear Innovadores, La Formación de los Jóvenes que  Cambiarán el Mundo”) resaltando que el principal objetivo de las escuelas ya no será preparar a los jóvenes para la Universidad, sino preparar a los jóvenes para la innovación.

 

Transcribe además el siguiente pensamiento de Wagner: “Lo que uno sabe es cada vez menos importante, y lo que uno puede hacer con lo que sabe es cada vez más importante. La capacidad de innovar, o sea la habilidad de resolver problemas creativamente o convertir nuevas posibilidades en realidad, y las habilidades, como el pensamiento crítico, la capacidad de comunicar y de colaborar con otros, son mucho más importantes que el conocimiento académico”.

 

En este marco de pensamiento, la Universidad EAN desde 2013, a través del Instituto de Emprendimiento, Liderazgo e Innovación (IDELI), creó el primer Fondo de Capital Semilla que una institución de Educación Superior haya realizado en Colombia, entregando anualmente recursos por $450 millones de pesos (al día de hoy se han entregado $900 millones a 30 beneficiarios). Después de realizar este ejercicio, se han podido generar algunas lecciones aprendidas, una de ellas es la enorme necesidad de seguir fortaleciendo la cultura de innovación dentro de los estudiantes y egresados para que propongan modelos de negocios más agresivos y que se encuentren alineados dentro de la era digital que se vive, aquella que plantea la escritora Cathy Davidson y que tanto preocupa a Tony Wagner

 

Si América Latina está hoy en día por debajo de los niveles de innovación frente a sus pares en otras partes del mundo, la academia debe tener la responsabilidad de aportar su grano de arena en promover y patrocinar aquellos elementos que serán definitivos para cerrar estas brechas de competitividad. El modelo educativo debe propender por desarrollar mentes brillantes que no sean las que saben más, sino las que, con lo que saben, pueden “hacer” más y cambiar realmente el mundo.

*ESCRITO POR: Juan Manuel Pico – Director Instituto de Emprendimiento, Liderazgo e Innovación (Ideli) –Universidad EAN.

close

G
RACIAS POR VISITAR FUNDACIÓN INNOVATI

Suscríbete para recibir nuevas noticias y artículos de Emprendimiento, Innovación y Creatividad en tu bandeja de entrada.

close

G
RACIAS POR VISITAR FUNDACIÓN INNOVATI

Suscríbete para recibir nuevas noticias y artículos de Emprendimiento, Innovación y Creatividad en tu bandeja de entrada.

Fundación Innovati

Av. Tiradentes #14, Edificio Alfonso Comercial, piso #7 (Frente al Nacional de la Tiradentes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba