fbpx Saltear al contenido principal
Un Servicio Bueno A Un Servicio Fenomenal

Un servicio bueno a un servicio fenomenal

Me mandaron este mensaje y quise compartirlo con ustedes:

Iba al aeropuerto, cuando un taxista se acercó, lo primero que noté fue un taxi limpio y brillante.

El chofer bien vestido: camisa blanca, corbata, pantalones bien planchados.

El taxista salió, me abrió la puerta y me dijo: «Yo soy Willy, su chofer. Mientras guardo su maleta me gustaría que lea en este cartón cuál es mi misión».

*Misión de Willy: llevar a mis clientes a su destino final de manera rápida, segura y económica, brindándole un ambiente amigable*

Quedé impactado. El interior del taxi estaba igual de limpio.

Willy me dijo: «¿Le gustaría un café? Tengo unos termos con café.» Bromeando le dije: «No, prefiero un refresco.»
«No hay problema, tengo un hielera con refresco regular y dietético, agua y jugo». También me dijo: «Si desea algo para leer, tengo el periódico de hoy y revistas.»

Al comenzar el viaje, Willy me dice: «Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio».
Y como si esto no fuera demasiado, me preguntó si la temperatura del aire estaba bien.

Luego me avisó cual sería la mejor ruta a su destino y me preguntó si estaría contento de conversar con él, o si prefería que no interrumpiera mis meditaciones.

Le pregunté: «¿Siempre has atendido a tus clientes así?»

«No siempre. Solamente los dos últimos años. Mis primeros años manejando los gasté la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas.
Un día escuché a un doctor especialista en desarrollo personal. Escribió un libro llamado, «Lo que tú eres hace la diferencia.» Decía: 《Si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás. Deja de quejarte. Sé diferente. No seas un pato. Sé un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo.》

«Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré otros taxis y choferes…
Los taxis sucios, los choferes poco amigables y los clientes descontentos. Decidí hacer unos cambios.

Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios.

Mi primer año de águila
dupliqué mis ingresos. Este año los cuadrupliqué.

Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes. Si yo no puedo, consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio».

Willy era fenomenal. Hacía el servicio de una limusina en un taxi normal.

Willy, decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas. No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público, político, ejecutivo, empleado o profesional. ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿O te estás elevando por encima de los otros?

*ES TU DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA CAMBIAR*.

Fundación Innovati

Av. Tiradentes #14, Edificio Alfonso Comercial, piso #7 (Frente al Nacional de la Tiradentes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba