Saltear al contenido principal
SER EMPRESARIA: UN RETO, UNA VOCACION, UNA NECESIDAD Y TENER INICIATIVA

SER EMPRESARIA: UN RETO, UNA VOCACION, UNA NECESIDAD Y TENER INICIATIVA

Ser Empresaria es aquella mujer que decide poner en marcha sus sueños y toma la iniciativa de establecer un negocio o empresa de su propiedad, tratando de obtener beneficios por medio del riesgo. Otras definiciones nos hablan de que ser empresaria es comprender que existe poca diferencia entre el obstáculo y la oportunidad y sentirse capaz de sacar partido de ambos.

Ser empresario y a la vez ser mujer conlleva una verdadera vocación y personalidad para poder no solo innovar con sus ideas sino también demostrar dinamismo y energía para lograr su doble rol, y construir una empresa donde solo existía su sueño.  Tomando en cuenta que es difícil dar una receta específica para, luego de instalada, lograr el éxito en la misma, lo más indicado es proporcionarnos los ingredientes esenciales para lograrlos.

Estos ingredientes esenciales incluyen la visión. A esto debemos añadir una gran dosis de imaginación, es decir, atrevernos a pensar fuera del cajón tan estrecho en el cual hemos sido moldeadas. Significa ir más allá de lo ideado básicamente ya sea un producto inventado, sistemas de servicios o cómo comercializar un producto; tienes que innovar o sea, buscar lo novedoso en el mercado, ser capaz de pensar en tu empresa creativamente.

Dentro de esta visión tienes que centrarte y planificar hacia donde se dirige tu empresa, salirte del presente y anticipar los cambios del mercado para que tu planificación tenga la visión de adaptarse al futuro.

Trabajar con esfuerzo y dedicación, no hay nada que supere la constancia para lograr ser buena empresaria, no desfallecer en el intento. El trabajo duro y el esfuerzo es parte de cada historia de éxito y podrá ser parta de la tuya si verdaderamente quieres triunfar. Dentro del trabajo cotidiano no debes delegar autoridad sino funciones; en la primera etapa de crecimiento una empresaria debe de supervisar y orquestar todos los aspectos de su empresa, para luego aprender a delegar.

Para una empresaria un requisito importante es saber obtener un buen liderazgo, desarrollar técnicas interpersonales que le permitan ser capaz de inspirar y motivar a los demás en su empresa, cultivar su personalidad siendo cautivadora con los que le rodean, con buen sentido de humor y alta ética moral. Así debes creer en ti misma; desarrollar un sentido de confianza en ti misma, utiliza la ley de atraer siempre las cosas positivas para tu empresa, venciendo los obstáculos.

Toda empresaria debe tener agallas para correr riesgos, para desarrollar una idea o proyecto que te  interese, pero combinar estas agallas con la cabeza fría para minimizar el riesgo, es decir, no enamorarnos de la idea y dejar de ver los posibles problemas y así trabajar para minimizarlos. Se necesita sentido de aventura y ser capaz de asumir la responsabilidad de tus actos si las cosas no te resultan como las pensaste. Debes ser ingeniosa ya que los negocios consisten en resolver problemas.  Si creas tu propia empresa, tienes que estar preparada para enfrentarte a ello de cara, tener sentido común, ingenio para resolverlos.

Para dirigir tu propia empresa y poder enfrentar las circunstancias cotidianas necesitas un alto nivel de energía, salud y vigor pues las mujeres nos enfrentamos a más de un conjunto de responsabilidades. Esto conlleva tenacidad y determinación, seguir siendo sensata y solvente. Tienes que tener una alta motivación, grabar en tu mente que debes ser una ganadora para triunfar en el mundo competitivo y cada vez cambiante de los negocios. Necesitas tener la necesidad de triunfo que sale de adentro. Decía el gran genio Pablo Picasso que «la mayor seducción en tu vida es tu trabajo». Para todas aquellas que triunfan, por difícil que haya sido, no haberlo hecho hubiera sido más difícil.

La actitud mental es importante en una empresaria, tienes que tener mucha fe, primero en Dios y luego la certeza de que a través de Él tú puedes. Ten confianza en ti, en tu intuición como mujer, que comprobado está, es algo innato en la mujer y siempre es un ingrediente esencial

Debes poseer un gran sentido de integridad como la capacidad de mantener tu palabra y de ser firme en tus negociaciones, debes ser honesta. Si vacilas continuamente no lograrás que tus proveedores o tus socios te respeten en la forma en que diriges tus negocios y tu manera de tratar a la gente.

Una buena empresaria debe estar cubierta con buenos conocimientos técnicos,   mantenerlos en continuo crecimiento, tienes que moverte y adaptarte a los tiempos y no cerrar las puertas a nuevos conocimientos y cambios en tu empresa, debes actualizarte con seminarios, globalizarte, entrar en redes internacionales y sociales, usar las nuevas tecnologías que están en constante innovación y cambios a nivel mundial, en las Tics y la tecnología de tu empresa.

La oportunidad es algo muy importante que debe aprovechar toda empresaria en la medida que se presente; ser capaz de sacar provecho, de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado y precisar solo de abrir las puertas a estas y buscar el éxito. Esto es considerado por los demás con la típica frase de “QUE SUERTE HAS TENIDO”.

Mildred Josefina Bergés de Sánchez-Noble

Vicepresidente Fundación Innovati, Inc.

Volver arriba