Saltear al contenido principal
Breve Historia Del Emprendimiento

Breve Historia del Emprendimiento

El término emprender data desde la época de la antigüedad. Este término ha venido siendo aplicado en las diferentes ciencias sociales. Emprender deviene de la palabra Latina “in” y “prendere”, con esa base los franceses acuñaron el término “entrepreneur” y luego con el devenir del tiempo los ingleses adoptaron el término “entrepreneurship” que describe el comportamiento y las habilidades que requieren los emprendedores con potencial de éxito. Desde el siglo XX, algunos investigadores intentaban explicarse el fenómeno de la creación de empresas y cómo influía en el desarrollo económico.

En la República Dominicana el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCYT), bajo el liderazgo de la exministra Doña Ligia Amada Melo tomó muy en serio el reto para ayudar a que los jóvenes desde las universidades adquirieran una cultura emprendedora, incentivando y auspiciando la creación de centros de emprendimiento en las universidades del país. Varias universidades trabajan actualmente en este aspecto, sumando unas diez con su centro de emprendimiento ya en funcionamiento activo.

Por disposición del Presidente Danilo Medina se ha promovido el desarrollo de la cultura emprendedora a nivel nacional, abarcando la comunidad como un todo, bajo la creación del Viceministerio de Fomento a las MiPymes en el Ministerio de Industria, Comercio y MIPymes (MICM), y la Dirección de Emprendimiento. Se le otorga así al emprendimiento el rango de política de estado y se le asigna la misión de articular y desarrollar el Ecosistema Nacional de Emprendimiento bajo una Red Nacional de Emprendimiento, la cual presentó junto al Presidente, la primera Estrategia Nacional de Emprendimiento. Todo esto, con miras a desarrollar a plenitud el emprendimiento y la capacidad creativa y de innovación de nuestros emprendedores en todo el país. El viceministro Lic. Ignacio Mendez ha impregnado una mística de trabajo que está dando resultados tanto a las MiPymes como a los emprendedores en todo el país.

El emprendimiento contribuye al crecimiento económico en la medida que estimula el surgimiento de nuevas empresas y empleos. Posibilita a las personas una manera distinta de desenvolverse en la sociedad que les ayude a potenciar la innovación y la mejora continua. Por eso, en muchos países hay un interés creciente sobre la necesidad de promover el emprendimiento a través de la educación, especialmente en los jóvenes.

Sin embargo muchos profesores no saben aún cómo tratar el termino en sus clases, lo que les hace difícil motivar a los estudiantes a desarrollar esta cultura. La gran mayoría ignora que el emprendimiento se estimula haciendo, lo cual les impide dentro de sus clases lograr poner a los estudiantes tareas que estimulen esta acción de “hacer””.

Existen muchas definiciones sobre la persona emprendedora, y mucho del material publicado está fragmentado y es altamente controversial. Por ejemplo una persona auto empleada o propietario de negocios se sorprende al conocer que los académicos e investigadores sugieren que ellos no son realmente “emprendedores” sino propietarios de pequeños negocios o simplemente empresarios o comerciantes.

Ciertamente muchas personas que por años se han considerado ellos mismos como emprendedores exitosos, no califican dentro de la definición que en el mundo económico moderno define a los emprendedores. Mucho estudiosos consideran que Henry Ford, cuando comenzó a fabricar el Ford T, era solo empresario y que su capacidad emprendedora y de innovación surgió cuando desarrolló la línea de producción en cadena.

Emprendedora es una persona que desarrolla una idea para crear un producto o servicio que no existe en la actualidad y que pueda ser asimilado por el mercado o hacer una innovación a productos o servicios existentes dándole un nuevo valor que el mercado acepta.

Según una definición de emprendedor de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) nos dice: Un emprendedor es una persona que muestra la disposición de tomar riesgos con ideas nuevas o innovadoras para generar nuevos productos o servicios. 

Peter Drucker (1985), por ejemplo, lo enfoca en la práctica de la innovación; según él, “La innovación es la herramienta básica de los emprendedores, el medio por el cual ellos explotan el cambio como una oportunidad para un negocio o servicio diferente”

Emprendimiento, es ya una realidad, usemos solo el término Emprendimiento y hagamos como Brasil, Chile y Colombia, que están desarrollando la cultura del emprendimiento y la innovación que los convertirá en pocos años en la trilogía del nuevo milagro económico mundial. La República Dominicana no puede quedarse atrás y ya está liderando la región SICA en este tema. Debemos continuar aunando esfuerzos para fortalecer estos logros recientes.

Aún hoy, muchas asociaciones, especialmente de mujeres, mencionan que sus socias son emprendedoras solo porque las quieren agradar con una palabra que está de moda, pero solo hacen un débil copy/paste de un negocio que existe ya en el mercado y no aporta ninguna innovación o creación con un valor agregado real. Sus propuestas de valor son realmente débiles. Así pasa con los concursos de emprendimiento que promueven los centros universitarios donde falta que confronten sus ideas con una propuesta de valor seria. Está por tanto la República Dominicana en el camino correcto en lo que respecta al emprendimiento, pero aún falta mucho por recorrer para que la cultura de emprendimiento e innovación, esté instalada en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Luis A. Sánchez-Noble

Volver arriba